Mi visión y experiencia sobre crianza, maternidad, educación y muchas más cosas de manera clara y sin censura.

Ser padres no es fácil, no dejes que eso te hunda


Photo by Richard Rodrigues from Pexels

Esta semana la he empezado con mal pie.  Alguien ha conseguido que al menos durante unas horas me sintiera frustrada, y mi concepto sobre mí misma, más concretamente un aspecto muy importante en mi vida que es mi trabajo, se viera distorsionado, se viera afectado negativamente.

Como estas cosas suceden, sin que puedas evitarlas y quizás a veces muy a menudo, me encanta de vez en cuando hacerme una "técnica de autoafirmación".


Suena un poco raro, pero cuando pasas por algunas circunstancias en la vida, cuando pones tu confianza en gente y te fallan una y otra vez, empiezas a pensar que el problema quizás es tuyo.

Y realmente, no nos podemos boicotear a nosotros mismos, pensando que somos el problema.  Sí es posible que tengamos que cambiar algún aspecto, pero jamás pensar que somos un problema.

Por tanto, cada cierto tiempo si veo que estoy flaqueando a la hora de sentirme bien conmigo misma, si veo que se tambalea mi autoestima, intento volver a reforzarla, recordándome a mí misma que cosas hago, he hecho o haré, como soy, y de verdad que es lo importante de mi vida, y que mi felicidad no depende de nadie que no me haya elegido en su vida también.

Hay gente que usa mantras diarios para no perder la perspectiva de su importancia.

Yo tomé la decisión a raíz de algunas lecturas e investigación sobre el tema, que debía "hacerme consciente de mi propio pensamiento".  

No sé si os habéis dado cuenta, que nuestra mente no para de hablarnos.

Hace unos días un prestigioso profesor en Psiquiatra español, Luis Rojas Marcos, confirmaba ese hecho, y nos decía que era normal.

Concretamente nos decía, que nuestra mente se empeña en hablarnos contínuamente, en la mayoría de los casos, se empeña en recordarnos cosas del pasado, no siempre en positivo y en pensar en "pre- ocupaciones" del futuro.

Antiguamente, a la gente que exteriorizaba esos pensamientos hablando sola, los llamaban locos, pero está demostrado que hablar, sacar esos pensamientos y hacernos conscientes de ellos es saludable para nuestra salud mental.

Por tanto, yo escucho los pensamientos que me avocan a sentirme menos,  a sentirme mal conmigo misma, me hago consciente de ellos, que realmente no son reales, que no tengo porque sentirme mal, casi siempre los exteriorizo hablando sola y repitiéndome, "eso no es así y lo sabes".

Me repito una a una las cosas que merecen la pena de mi vida y que son fruto de mi esfuerzo, de mi persona, y por supuesto, me animo a disfrutrar de cada momento de pequeña felicidad, que hay tantos al día, y por tanto en concentrarme en ellos.

"A veces no nos hacemos conscientes de lo que vivimos en este momento, porque nuestra mente se encarga de desviar la atención, como antes hemos mencionado, yéndose al pasado o al futuro".

Yo lo hago de esta manera, pero os invito a que vosotros busquéis la manera de parar esa maraña de pensamientos contra vosotros mismos, porque realmente sois vosotros los que mejor os conocéis.

Y preguntaréis ¿porqué os hablo de esto? ¿Qué tiene que ver con ser padres? 

Pues es muy sencillo.

Sé que hay muchas madres y padres, que se encuentran perdidos cuando les llega la paternidad, y comienzan un círculo autodestructivo alrededor de su propia persona del que es difícil salir.

  • La falta de conocimiento.
  • El afrontar tantas situaciones nuevas con nuestros hijos.
  • El estrés y la ansiedad que generan éstas día a día.
  • Las posibles críticas externas sobre nuestra manera de actuar. 
  • La falta de consenso entre ambos padres en algunos temas, y las correspondientes confrontaciones.
  • Quizás la soledad o falta de ayuda por parte del entorno.
Y muchas otras circunstancias,  que hacen que nos rindamos, que pensemos que todo lo hacemos mal, que nada funciona, que somos unos fracasados.

O eso es lo que nos hace pensar nuestra mente.

Por supuesto, nadie nace sabiéndolo todo, nadie lo hace todo bien, todos nos equivocamos, todos fallamos, pero también superamos muchas cosas, somos valientes, somos entregados, queremos sin condiciones, damos nuestro tiempo, nuestro amor.

Pero nuestra mente se encarga de recordarnos lo malo pasado o las cosas malas que pueden pasar, y no nos deja concentrarnos en todo lo bueno, en lo que vives en este mismo instante, por ejemplo ahora mismo esta lectura.

Cosas buenas que nos refuerzan, que nos hacen crecer, que demuestran que no somos tan torpes ni tan novatos.

Cosas como las que comenté en el post "No te pierdas nada mamá, yo no seré siempre un niño" que nos llenan de felicidad, que hacen olvidar cualquier momento malo.

Por eso te invito a que crees tu propia "técnica de autoafirmación".  Y te ayudes a ser feliz siendo tu mismo.

"Porque solo tú puedes conseguir creer en tí mismo".


5 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, cuantas veces me he sorprendido boicoteándome a mí misma, incluso decirle a mi marido que él lo estaba haciendo con sigo mismo. Y que difícil a veces salir de esa espiral en un mundo en el que parece importar tanto lo que opinen los demás.
    Yo soy de esas que hablan solas jejeje gracias!, viene muy bien leer que no estoy loca xD

    ResponderEliminar
  2. Hablar con uno mismo es un ejercicio muy eficaz 😉 y verbalizar las cosas positivas te ayuda a reafirmarlas. Hay que intentar siempre ver las cosas en positivo, aunque a veces la vida nos de un revés, con energía todo puede superarse! Un abrazo y ya sabes que vales mucho, mucho, mucho 😘

    ResponderEliminar
  3. Y tan difícil, si es que ya es complicado ser persona, imagina ayudar a otra persona a crecer...

    ResponderEliminar
  4. A veces, me siento desbordado y pensar eso de “no siempre será un niño” me hace seguir adelante y recordar todo lo bueno que me da mi niño.

    ResponderEliminar
  5. Hola Hijosmanual,
    Coincido mucho con lo que dices de autoayudarnos nostras mismas. Desde la pre-ocupación que ciertamente, es una preocupación adelantada y nos apresuramos a sacar lo peor de nosotras sobre todo cuando llevamos tantas cosas a cabo. Yo creo que hay muchas mujeres que merecerían un gran premio, porque son capaces de hacer y de lidiar con muchos agentes externos, internos y del alrededor que superan con creces la expectativas de muchas. Me ha parecido muy necesario, de verdad, porque nos boicoteamos incansablemente, sobre todo para esa gran industria de la que a la mujer se le exige ser perfecta, ser resuelta, saber hacer, conocer , portarse, educar, vestirse, dar amor con todo y para todo.

    Chapeau!!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, siempre es bienvenido

Para poder comentar es necesario que cuentes con una cuenta Google. Esto implica que de antemano has aceptado la gestión de tus datos personales por parte de Google LLC, propietario de Blogger.

En este caso, el envío del comentario es una aceptación explícita e inequívoca de la gestión tanto de tus datos como del comentario mismo para el uso por parte de Hijos, Manual de Experiencia.

La finalidad de la recogida de los datos, además de permitir mostrar tu comentario, es para poder responderte por este medio.

Consulta más información en la Página Política de Privacidad.

Entradas más leídas

Suscríbete y recibe aviso de nuevas entradas en tu email


Escribe tu email:





El responsable del fichero, Hijosmanual, recoge estos datos a través de FeedBurner para el envío exclusivo de nuevas entradas del blog al que se suscribe. Al marcar la casilla de aceptación das tu consentimiento. Esta información quedará almacenada en los servidores. Puedes ver más en Política de Privacidad